Anticoncepción y la píldora

Sexualidad responsable y anticoncepción

En la actualidad la mayoría de los hombres y mujeres, ya en la adolescencia, saben que el organismo está preparado para la reproducción. El enfrentamiento de la sexualidad en forma responsable permite una relación de pareja cómoda y segura, sin tener temor a un embarazo no deseado o a adquirir una enfermedad de transmisión sexual.

Prevención y la píldora

Entre los métodos anticonceptivos disponibles en la actualidad el anticonceptivo oral o "píldora" es uno de los preferidos por su efectividad anticonceptiva, buena tolerabilidad y facilidad de uso.

Existe una amplísima gama de píldoras con las más diferentes composiciones para cubrir las necesidades individuales de las mujeres, siendo la más recetada la denominada "píldora de combinación monofásica" que consta habitualmente de 21 comprimidos, cada uno con la misma dosis hormonal.

Las píldoras anticonceptivas combinadas monofásicas contienen dos tipos diferentes de hormonas: estrógenos y progestágenos, de ahí su nombre "píldora de combinación".

Hormonas - como actúan

Las hormonas son mensajeros que existen en el organismo, que se encargan del desarrollo y funcionamiento de nuestro aparato reproductor al igual que de las características sexuales secundarias que nos diferencian de los hombres, son los responsables de que las mamas crezcan durante la pubertad y de que las caderas se vayan redondeando lentamente, es decir, favorecen el desarrollo de las características sexuales secundarias de la mujer. También son los responsables de una piel lisa e irrigada, un cabello voluminoso, huesos fuertes y del despertar sexual.

El centro de control hormonal de las mujeres se encuentra en el cerebro desde donde se liberan hormonas "mensajeras" que estimulan a los ovarios. Los ovarios, a su vez, responden produciendo estrógenos y progestágenos que, ciclo a ciclo, preparan al aparato reproductor para un posible embarazo.

La primera mitad del ciclo menstrual, que dura aproximadamente 14 días, es el periodo de maduración del óvulo y dura hasta la ovulación en que el óvulo es expulsado del ovario. Durante esta fase los ovarios producen principalmente estrógeno. En la segunda mitad del ciclo la cubierta que rodeaba al óvulo en la fase de maduración se convierte en una glándula pequeña de color amarillo denominada cuerpo lúteo, que produce progestágeno. Ambas hormonas, en conjunto, contribuyen a la preparación del aparato reproductor para un posible embarazo.

Protección anticonceptiva de la píldora

Entre los distintos métodos anticonceptivos para proteger a la mujer de un posible embarazo, los anticonceptivos orales son de los más frecuentemente utilizados. Actúan evitando la maduración del óvulo y por lo tanto la ovulación y modifican el tapón mucoso del útero haciéndolo más espeso, de manera que los espermatozoides no pueden ascender hacia el útero. Tomada de manera regular, la píldora anticonceptiva ofrece una efectividad cercana al cien por ciento, lo que permite libertad y espontaneidad frente a la vida sexual.

Por lo demás la píldora no solamente ofrece una protección segura, sino que algunas píldoras de diseño especial proporcionan efectos beneficiosos adicionales, que dependerán del tipo de progestágeno utilizado, como son la eliminación de grasitud e impurezas de la piel. De este efecto embellecedor no sólo se aprovecha la piel, sino también el cabello: el pelo se vuelve menos graso, más sedoso y brillante.

Las píldoras anticonceptivas modernas tienen un contenido hormonal que se ajusta muy bien a las necesidades de las mujeres, por lo que tomadas de acuerdo a las recomendaciones, son además bien toleradas y seguras.

La píldora anticonceptiva combinada monofásica

El denominado anticonceptivo oral combinado contiene un estrógeno, habitualmente el mismo para todos los anticonceptivos, y un progestágeno, que varía según el anticonceptivo. La mayoría de las píldoras anticonceptivas deben tomarse regularmente durante 21 días al mes con un descanso posterior de siete días, comenzando con el nuevo envase al 8vo día.

Debido a la dosis hormonal en los anticonceptivos modernos, en la mayoría de los casos se toleran sin problemas y las mujeres con trastornos de la menstruación pueden beneficiarse con su uso. Además, algunas de las nuevas píldoras se toman no sólo por su acción anticonceptiva, sino también por sus efectos adicionales, dependientes del tipo y características del progestágeno utilizado, como son la reducción en la producción de sebo, aliviando el acné y seborrea y proporcionando a la piel un aspecto rosado y sin impurezas. Estos progestágenos que entregan beneficios adicionales tienen una acción "antiandrógenica", es decir contrarrestan la acción de las hormonas sexuales masculinas, que también son producidas por las mujeres.

Las píldoras anticonceptivas modernas son generalmente bien toleradas y seguras. Aún así en algunas mujeres pueden producir algunos efectos colaterales, en especial los primeros meses de uso, mientras el cuerpo se acostumbra a ellos. Estas reacciones son generalmente de baja intensidad y pasajeras y no justifican suspender el anticonceptivo.

Además de su buena tolerabilidad y seguridad los anticonceptivos orales ofrecen importantes beneficios más allá de la eficacia contraceptiva, como son su simpleza de uso, su reversibilidad, la disminución de las molestias menstruales, la disminución en la cantidad de sangrado, disminución del riesgo de quistes ováricos, endometriosis, mastodinia y un efecto protector de la enfermedad inflamatoria pelviana.

Sexualidad responsable y anticoncepción

El enfrentamiento de la sexualidad en forma responsable permite una relación de pareja cómoda y segura, sin tener temor a un embarazo o a adquirir una enfermedad de transmisión sexual.

El uso responsable de la anticoncepción oral también implica responsabilidad por parte de la usuaria siendo aconsejable evitar el cigarrillo. Es fundamental tomar la píldora regularmente para asegurar su máxima efectividad.

El consejo de un médico ayudará en la elección del método más adecuado para nuestro organismo y como utilizarlo correctamente. Esto permitirá finalmente que la pareja se sienta confiada y segura.